COMUNICADO SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL PAÍS

Panamá, 23 de julio de 2022

La grave crisis que enfrentamos en Panamá es INSOSTENIBLE y ha dejado en evidencia la incapacidad y desconexión del Gobierno Nacional para responder los reclamos de una población golpeada por la inflación y cansada de los elevados niveles de corrupción de funcionarios en los tres órganos del Estado.

Estamos viviendo una situación que demanda altura de miradas, poner al país por delante de las agendas político electorales; se requiere humildad y espíritu conciliador de parte de todos los sectores de la sociedad, pero, sobre todo, de usted Señor Presidente.

Lamentablemente, la irresponsabilidad y la falta de empatía de las autoridades son de tal magnitud, que la reducción de los precios del combustible, de la canasta básica familiar y de los medicamentos, entre otras acciones, ya no son suficientes para infundirle tranquilidad y confianza a los panameños.

Y hoy vemos que, pese a la aparición tardía del mandatario y a la participación de representantes del gobierno en la mesa de diálogo en Penonomé, continúa la insatisfacción, y las diferencias de criterios están causando enfrentamientos del pueblo contra el pueblo, como el cierre de vía y atropello ocurrido hoy en Horconcitos, Chiriquí, que dejó dos personas heridas y los ánimos bastante caldeados.

Presidente, hace ya días que la situación del país ha llegado a un extremo en el que se debe revisar si usted está realmente calificado para enfrentarla. Deje de lado las bravuconadas, anécdotas e historietas y asuma las responsabilidades, tomando las medidas que corresponde. El pueblo panameño está sufriendo y su Gobierno no reacciona ni hace nada por solucionar los problemas reales del país.

Éste no es un problema coyuntural. Estamos hablando de un estallido social que tiene que ver con abusos institucionalizados, con prepotencia histórica, con las injusticias de siempre. Panamá necesita un Presidente con autoridad y responsabilidad, un Presidente que sepa lo que sucede en el país y lo que hacen sus subalternos. Un Presidente que no acepte el abuso institucionalizado en contra de su pueblo. Un Presidente que detenga el saqueo que Panamá y los panameños estamos sufriendo desde hace décadas.

Un Presidente que escuche a su gente y no uno que se esconda, desaparezca y gobierne desde la ausencia o a través de ministros que son parte del problema y no de la solución.

Póngase serio, señor Laurentino Cortizo, que aquí no queremos violencia ni víctimas que lamentar. Nadie quiere eso. A usted lo eligieron porque prometía un futuro mejor, pero lo que tenemos en Panamá es un desastre moral y material que está entrando en la mayor crisis de la historia reciente.

Asuma, Presidente, su responsabilidad para devolverle la paz y la gobernabilidad al país.

Nuevamente le hacemos un llamado para que asuma y se comprometa ante la ciudadanía a ejecutar recortes y medidas de contención del gasto público concretas que le generen algo de credibilidad y que devuelvan, poco a poco, la calma en todo el territorio nacional.

Usted es el Presidente de todos los panameños y sabemos que no todas las soluciones están en sus manos, pero es hora de que asuma su rol y lidere.

Exhorte enfática y públicamente al Presidente de la Asamblea, a tomar correctivos inmediatos para una disminución drástica de su presupuesto y otras medidas de impacto económico real.

Detenga con un mensaje alto y claro, la intención de algunos diputados de seguir creando corregimientos a su antojo y beneficio.  El Órgano Legislativo se ha ganado a pulso el repudio de toda la sociedad y tiene que asumir su responsabilidad en esta crisis.

Exija la elaboración de un presupuesto acorde con las necesidades, posibilidades y realidades del Estado panameño, en el que los recursos sean dirigidos donde más se necesitan y no como ahora, utilizados para alimentar consultorías de comunicación, mercadeo de apariencias y asesorías de imagen.

Comprendemos que no todos los problemas se pueden resolver de inmediato, pero la gravedad del momento exige e impone que se tomen decisiones inmediatas que nos hagan avanzar en la dirección correcta.

El MOVIMIENTO OTRO CAMINO (MOCA) reitera algunas de sus propuestas para superar esta crisis:

  1. Renovación de gabinete con personas idóneas que solo respondan a los intereses del país.
  2. Renuncia inmediata del Contralor de la República.
  3. Levantamiento del estado de emergencia por la crisis sanitaria, auditoría de todos los gastos realizados y dar paso a la reactivación económica y generación de empleo en el país.
  4. Auditoría de Recursos Humanos a las planillas 080 y 172 de la Asamblea Nacional, para eliminar todas las botellas y prácticas de nepotismo, y de igual manera en las otras dependencias del Estado.
  5. Disminuir el gasto de operaciones del gobierno en, al menos, un 15%, eliminando entre otros aspectos:
    • Cargos de asesores, ministros consejeros y consultores innecesarios. Eliminar las posiciones que devengan 2 y 3 salarios.
    • Disminuyendo drásticamente los gastos de movilización, viajes y viáticos. Eliminar los gastos superfluos como alquiler de autos de lujo y celulares y celebraciones.
    • Minimizar el número de escoltas y choferes de todas las entidades públicas. Eliminar las pautas de publicidad gubernamentales, en vallas, TV, radio y prensa.
  1. Eliminar los incentivos a grupos económicos que no lo necesitan y realizar una urgente y agresiva campaña de reducción de la evasión fiscal.
  2. Devolver a la ACODECO y a la ASEP las comisiones tripartitas que una vez existieron, para que cumplan con su rol.
  3. Inicie un proceso de profunda consulta para la transformación jurídica, regulatoria e institucional en el tema de los medicamentos, del combustible y una novedosa implementación en la metodología agroalimentaria, para que el pequeño productor no sea víctima de la cadena

Muchas de estas propuestas, que son apoyadas por la gran mayoría de los panameños, dependen de la Asamblea Nacional donde el partido gobernante tiene mayoría, por eso es que consideramos que el Presidente tiene la sartén por el mango para encontrar una salida rápida al caos que vive el país.

Escuche, señor Presidente, escuche a ese pueblo que sí está siendo escuchado a nivel internacional, en donde Panamá es noticia de actualidad, y no precisamente por buenas razones.

De eso se trata la humildad, de eso se trata el liderazgo, de eso se trata la conducción que todos los panameños esperamos del Presidente. No es hora de soberbias, ni tampoco de dilaciones.  Se necesitan soluciones inmediatas.

¿Qué más necesita usted, Señor Presidente, para responder las demandas de este pueblo?, ¿qué más necesita usted para entender que el pueblo ha perdido la confianza en su Gobierno, y que es necesario que la recupere, por el bien de todos?

No se trata de cambiar el sistema económico, pero sí de perfeccionarlo para que sirva a los intereses de todo un pueblo y no solamente beneficie a algunos grupos.  Este país es de todos y entre todos lo podemos sacar adelante.

Como sociedad, no podemos perder la confianza en nuestra capacidad de salir adelante.  No permitamos que la desesperanza amenace la paz y la seguridad de todo nuestro pueblo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Ir arriba